El envejecimiento es la suma de las pérdidas funcionales y estructurales como consecuencia del desgaste y la involución. Esta última, a su vez, se define como el resultado de los cambios fisiológicos, características de la senectud de todas las especies.
La edad en que la involución se manifiesta en cualquier tejido puede seguir patrones raciales y a menudo familiares, que varían en años o decenios.
El envejecimiento no es una enfermedad, sino un proceso normal, con cambios fisiológicos.
No es solo un proceso sino también una actitud mental, que hace referencia a los períodos transicionales, de crisis o de readaptación activa a los nuevos objetos de la vida, cuando se pasa de una etapa vital a otra.
La tercera edad comenzaría a los 65 años en coincidencia con la jubilación y su repercusión psicosocial.
La vejez representa un grupo de población que aumenta con rapidez, en razón de que tienden a nacer menos niños y a ser más las personas que llegan a la ancianidad.
Para este siglo se calcula que 590 millones de ancianos constituirán más del 10 % de la población total del planeta, lo cual significa un incremento del 68,6 % en 50 años. Este aumento modificará la actual pirámide de edad, de manera que el vértice que corresponde a la vejez, irá adquiriendo un peso progresivamente mayor en relación con la base.
La gerontología enseña a ensamblar los aspectos somáticos y psíquicos del envejecimiento y a reconocer las repercusiones personales y sociales de las afecciones con el objeto de proteger la personalidad del paciente, de modo tal que hace posible reconocer la interacción de los problemas médicos con los económicos , psicológicos y las presiones sociales
Otro item para considerar sería la interacción de los mayores con el medio físico circundante, el cual les presenta cambios constantes resultantes de barreras estructurales, que se traducen en barreras arquitectónicas y urbanísticas.

¿Que pasa con nuestros mayores y su relación con la ciudad ?
Con el advenimiento de la Era Industrial, las ciudades han crecido en forma desmesurada en tamaño y ritmo. Se pasa de amplios espacios con lugares abiertos, a sectores de escasas dimensiones. Este ritmo se hace vertiginoso, en contraposición con los tiempos del anciano, provocando que estos queden excluídos y marginados.
Esto lo podemos visualizar claramente si pensamos que ocurre con los mayores en el microcentro porteño, esta situación se transforma en una aventura.
Solo en las zonas barriales su inserción es más natural porque hay un mayor respeto por sus tiempos.
Esta realidad nos permite entender las " Barreras urbanísticas ".

¿Que pasa con nuestros mayores y su relación con el ámbito edilicio.?
Una dificultad semejante se presenta en dicho ámbito, si bien los límites son reconocibles por el viejo, se generan situaciones complejas.
Es necesaria una adaptación de la edificación y un correcto uso de los materiales para lograr así una buena interacción con el ámbito edilicio.
" Las barreras arquitectónicas son los impedimentos o dificultades que presenta el entorno construído frente a las personas con movilidad y comunicación reducida."
Las barreras arquitectónicas no son vallas necesariamente fijas sino que son trabas o escollos que van apareciendo a medida que envejecemos.
Cuando estos impedimentos se presentan en la ciudad, reciben el nombre de Barreras Urbanísticas y si se localizan en edificios, reciben el nombre de Barreras Arquitectónicas.
En nuestra ciudad encontramos situaciones que afectan la cómoda movilidad de nuestros mayores , limitando su independencia.
Podemos mencionar como ejemplo:
· Falta de previsión en accesos a edificios públicos o privados, destinados a Salud, Educación o Vivienda.
· Aceras en mal estado.
· Cordones sin rampas.
· Calles iluminadas deficientemente.
· Espacios de Recreación inadecuados ( Espacios verdes, Cines; etc..)
· Tiempo de paso en los semáforos.
· Adecuación del mobiliario urbano ( Tel. público ).
· Transportes ( Acceso a trenes, subtes y colectivos ).

Situaciones similares se presentan en el ámbito edilicio.
Podemos mencionar como ejemplo:.
· Ausencia de colores contrastantes.
· Iluminación insuficiente.
· Falta de solados adecuados.
· Escaleras muy altas y angostas.
· Bordes y aristas salientes.
· Mobiliario inadecuado

¿Como eliminar las barreras arquitectónicas ?
Si los arquitectos encargados del diseño, hacedores de ámbitos físicos, fuéramos concientes de la conformación real de la sociedad y proyectáramos sin barreras, lograríamos un hábitat físico cómodo no solo para los ancianos y las personas discapacitadas, sino para todos.

Por ejemplo: la circulación de cualquier individuo para relacionar diferentes niveles es más fácil si se realiza a través de una rampa o un ascensor que por una escalera.
En el caso de la vivienda para los adultos mayores la misma debe ser franqueable, accesible y usable:
Decimos franqueable:cuando se puede entrar al edificio desde la vía pública o del exterior sin ayuda de terceros.
accesible . siendo franqueables, se puede recorrer totalmente y llegar a los locales que deban ser utilizados .
usable: siendo accesible , se puede desarrollar en su interior todas las actividades
proyectadas.

Una vivienda no son solo cuatro paredes y un techo, sino también un uso, ese componente invisible del habitat.
En el caso que en una familia existan personas mayores o cuando estas personas vivan solas es posible ir realizando modificaciones en las viviendas, para que este usuario pueda seguir movilizándose sin dificultades, manteniendo su independencia.

Autora de la nota:
arq. MARTHA BLANCO CAMBIAGGIO

ANCIANIDAD Y ARQUITECTURA
ADAPTACION DE LA VIVIENDA DE ACUERDO A LAS NECESIDADES DE LAS PERSONAS MAYORES (Parte I)
ADAPTACION DE LA VIVIENDA DE ACUERDO A LAS NECESIDADES DE LAS PERSONAS MAYORES (Parte II)
ANCIANIDAD Y ARQUITECTURA
HOGAR PARA PERSONAS MAYORES - Su arquitectura -